19
JUL
2019

Liceo Mixto apoya a padres y madres que trabajan con programa After School de extensión horaria para niños de enseñanza básica

Extensión horaria beneficia a niños desde prekinder a sexto año básico.

Tranquilidad, así definen los apoderados del Liceo Mixto el programa de extensión horaria llamado After School, que ha implementado en sus tres establecimientos de enseñanza básica de Los Andes y San Felipe.

Tras seis meses desde su puesta en marcha, la iniciativa que favorece a niños de prekinder a sexto año básico ha recibido una valoración muy positiva por parte de toda la comunidad educativa, transformándose así en un elemento fundamental del acompañamiento permanente que el colegio realiza a las familias que han confiado en la calidad de la educación que entrega el Mixto a sus miles de estudiantes de todo el Valle de Aconcagua.

Emilio Villablanca, director del establecimiento de enseñanza básica de San Felipe, es enfático al momento de referirse al After School. “Esta es una herramienta muy buena para que los papás que trabajan estén tranquilos sabiendo que sus hijos se encuentran bien cuidados en el colegio. Nosotros los atendemos hasta que llegan los padres, con un horario tope de las siete de la tarde”, manifestó el directivo.

“El horario que los niños permanecen en el colegio a cargo de nuestros profesionales es recreativo y académico, porque realizan juegos tendientes a desarrollar algunas habilidades”, aseguró el docente, junto con valorar positivamente el programa “es cosa de preguntarle a los apoderados que son los más contentos y a los niños que cuando los llegan a buscar muchas veces no se quieren ir todavía”, subrayó. 

Los requisitos que hacen admisible a los estudiantes en el After School, apuntan a que los padres trabajen más allá de las 16:00 o 18:00 horas, para lo cual se solicita la documentación que respalde dicha jornada laboral, asimismo, se ha considerado que pertenezcan a la población más vulnerable del colegio.

María López, mamá del pequeño Damián, alumno del kínder A del Mixto básica uno de calle Freire en los Andes, sostiene con entusiasmo que “mi evaluación del programa luego de un semestre desde que el colegio lo implementó es muy buena, ya que entre otras cosas me ha ayudado a economizar mucho en el sentido que para tener a alguien de confianza que cuide a mi hijo tendría que pagar”, destacó.

La joven se refiere, además, al momento en que debe retirar al niño del colegio en horas de la tarde. “Lo encuentro feliz, jugando y compartiendo con otros niños. Igual bien las tías que lo cuidan y que me lo entregan cuando lo voy a retirar”, aseguró María, reiterando que el After School le ha ayudado mucho, permitiéndole desarrollar su jornada laboral con mayor tranquilidad.

El acompañamiento que el Mixto realiza a las familias de sus alumnos se refleja no sólo en el programa After School de la enseñanza básica, sino que también en cada una de las acciones que el establecimiento impulsa en beneficio de sus estudiantes de enseñanza media, ya sea en instancias de preparación para rendir la PSU, en su afán de postular a las Escuelas Matrices de las Fuerzas Armadas  (programa Premilitar) o al momento de realizar la práctica en el caso de los estudiantes de carreras técnico profesionales. 

Deja un comentario

*

captcha *