19
MAY
2020

La importancia de la familia en el aprendizaje de los hijos e hijas

Comprobado en múltiples estudios avalados por pedagogos, psicólogos y docentes, la familia es un factor clave para el éxito académico de los hijos e hijas.

Michel Henríquez, orientadora del equipo de profesionales del Liceo Mixto, sostiene que existen tres factores fundamentales para que esto ocurra, los cuales detallamos a continuación:

Actitud y conducta de la familia frente al aprendizaje

Afirma la profesional que una familia involucrada en el desempeño escolar de los hijos, genera en ellos motivación y mayores deseos de aprender, aunque esto signifique un esfuerzo importante.

En tal sentido, los padres deben demostrar una actitud positiva hacia el colegio y el aprendizaje, demostrando interés, conversando y participando en las actividades relacionadas con el colegio. Es importante, asimismo, creer en los hijos y valorar sus esfuerzos, haciéndoles saber que lo están haciendo bien, al tiempo de felicitarlos por sus logros.

Recursos relacionados con el aprendizaje

Henríquez, asegura que para ayudar a los niños y adolescentes a estudiar y hacer las tareas se debe destinar en la casa un espacio adecuado y libre de distracciones, disponiendo de los materiales educativos mínimos como: libros, diarios y revistas. De no tenerlos es imprescindible consegirlos.

Asimismo, los papás tienen que participar en actividades recreativas y culturales del colegio de los hijos, acompañándolos permanentemente, toda vez que una buena actitud de la familia hacia la escuela los insta a intentar hacer lo mismo.

Clima familiar y estilos de crianza

La orientadora, asegura que querer y aceptar a los niños causa un efecto positivo en su desempeño escolar, al igual que la ausencia de violencia en la familia, facilita que aprendan y se desarrollen de manera adecuada.

Otra arista del tema apunta a tener normas claras, ya que éstas brindan seguridad y confianza a los niños y niñas. Tener horarios definidos para ver TV o usar tecnologías, tiempo para estudios y tareas, para comer e ir a dormir, son algunas de ellas.

Por otra parte, una buena autoestima es fundamental para que al niño o niña le vaya bien en los estudios (y en todas las áreas de la vida). Para lograr esto es necesario que las relaciones sean cariñosas, cercanas, que padres e hijos se hablen con respeto, valorando siempre a los hijos tal cual son.

En esta dinámica, una buena comunicación entre padres e hijos se transforma en un valioso aporte en la educación, ya que ellos se siente valiosos e importantes cuando se les escucha. Propiciando tener mejores relaciones, niños y adolescentes aprenden también a expresarse y escuchar a los demás.

Finalmente, Michel Henríquez, afirma que el desafío apunta a ser parte en la educación de los hijos, trabajando en conjunto con ellos mediante una comunicación fluida, enseñándoles normas y haciéndoles saber permanentemente todo lo bueno que tienen.

Deja un comentario

*

captcha *