13
FEB
2020

Establecimiento recibe a cerca de 500 menores en su piscina y gimnasios

Felices los niños de Centros Vacacionales Solidarios (CEVAS) disfrutan en dependencias del Liceo Mixto San Felipe

Con la felicidad reflejada en sus rostros, los niños de los Centros Vacacionales Solidarios (CEVAS), han disfrutado durante esta semana de tardes inolvidables de juegos y entretención en las dependencias del Liceo Mixto San Felipe.

Como una forma de estar más cerca de la comunidad de San Felipe y cumpliendo con una labor social fundamental que va más allá del ámbito educativo y académico, el establecimiento abrió sus puertas a cerca de 500 niños de escasos recursos, para que se bañen en su piscina y, además, vivan una hermosa fiesta de cierre del programa 2020 en uno de los gimnasios de la institución.

Diego Sánchez, coordinador del CEVAS para San Felipe, agradeció al colegio por esta acogida que no hace más que brindar esparcimiento a niños que no cuentan con los recursos para salir de vacaciones a otros lugares en esta época. “Los niños del CEVAS son muchos y acá en el colegio tenemos áreas verdes y todos los espacios necesarios para ellos. La verdad el colegio es muy amplio y cómodo para este tipo de actividades”, manifestó el joven.

Sánchez, sostuvo que normalmente les cuesta conseguir lugares que puedan albergar tantos niños. “Sin embargo, aquí lo tenemos todo y sin ningún costo para nosotros”, destacó, junto con indicar que este es un movimiento social apoyado por la iglesia Católica, pero con poca ayuda de otras instituciones, a diferencia de lo que ocurre ahora con el Liceo Mixto, que les ha significado poder ahorrar recursos que se han destinado a pagar locomoción y mejores colaciones diarias para los chicos.

María Josefa, precoordinadora del CEVAS, siente que facilitar sus instalaciones para los niños es es un acto de mucha solidaridad por parte del Liceo Mixto. “Porque a nosotros como CEVAS nos cuesta llevar tantos niños a una piscina y otros años esto ha sido difícil y el colegio nos ha simplificado las cosas”, subrayó, destacando la infraestructura del establecimiento y la comodidad de los espacios que se les ofrecieron.

Los niños del CEVAS

Para Ignacia Favreau de 8 años, del sector de Las Coimas, lo que más la impresionó es el tamaño de la piscina del colegio. “Lo hemos pasado muy bien y nos hemos bañado mucho. Ha sido muy entretenido”, aseguró la niña. Lo mismo para Damián Aguilera de 9 años, del sector de calle Rio Choapa, que destacó lo lindo del colegio. “Esta ha sido una gran experiencia de vacaciones y la piscina es espectacular”, indicó.

Por su parte, a Maite Altamirano de 13 años del sector Parracía, lo que más le ha gustado del colegio son la piscina y la cancha de fútbol, donde han podido jugar y entretenerse. “Me parece bien que el colegio haga esto porque no creo que otros colegios hagan lo mismo. Yo he estado en otros CEVAS y nunca nos habían llevado a la piscina de un colegio”, aseguró la joven.

En el caso de Danitza Vigil de 11 años, también del sector Parracía, estar en el Mixto ha sido muy entretenido. “El año pasado estuve en el CEVAS y no pudimos utilizar ninguna piscina en San Felipe y tuvimos que ir a las pozas. Es muy bueno que el Mixto haga estos, además la piscina es muy linda y grande”, concluyó.

Para el Liceo Mixto facilitar sus dependencias al CEVAS no sólo es una iniciativa que apunta en un sentido social, sino que también está ligada a la orientación que la institución entrega a sus propios alumnos, puesto que en los Centros Vacacionales Solidarios a los niños se les inculcan valores cristianos enfocados, entre otras cosas, a ser buenas personas y tener sentido de responsabilidad en la vida.

Deja un comentario

*

captcha *